Cuento de la C

En el mundo de las letras, para ser más exactos en la ciudad de Consonantinopla, había dos letras que eran unas traviesas. La C y su amiga la G. Que siempre se estaban metiendo en líos.

¿Os habéis dado cuenta de cómo suena el abecedario?

A y suena la a de amigo y suena la a de Antonio, la A, no miente, dice que se llama A y suena así, a A a.

Pero… ¿y la letra c? pues… la letra c suena de dos formas, si le da la manita a la A, suena ca, como en casa. Pero… si le da la manita a la E, suena ce, como en cereales.

De modo que cuando decimos el abecedario y decimos A B C… ay, ay, ay…

que la C no suena como ca, co, cu. ¿Queréis saber cuando empezó la C a sonar como una Z?¿ Y por qué? Pues os lo voy a contar.

Un buen día la C se aburría metida en su casa jugando con los coches y durmiendo en su cuna, pensó que ya era mayor y se fue a visitar un pueblo llamado Villanueva de la O.

Allí conoció cinco letras especiales, las vocales, A E I O U.

Era un pueblo lleno de un montón de vocales, eran muy ruidosas.

El caso amiguitos es que la C se lo pasó tan bien que llegó tarde para coger el autobús de vuelta a casa y así empezó a caminar y se perdió en el bosque.

¡Cómo lloraba la pobre C! De pronto aparecieron dos vocales, la E y la I. Eran un superhéroe y una superheroína. Cogieron a la C y la llevaron a casa tan rápido como un cometa, como un cohete. Desde entonces se hicieron muy amigos y cuando la C quiere ir a correr aventuras con sus amigas la E y la I, tiene que ir disfrazada para que no la reconozcan. Se disfraza de Z, la verdad es que le pidió permiso a la Z y la Z que es la última porque nunca quiere líos le prestó sus sonidos. Desde entonces cuando quieres sonar  como la Z con la E tienes que escribir ce y lo mismo con la I.

De modo que recordad, cuando juntamos la C con la A, suena ca, cuando juntamos la C con la E, ¡Atención aventura! suena ce, cuando juntamos la C con la I ¡Atención aventura! suena ci, cuando juntamos la C con la O suena co y cuando juntamos la C con la U, suena cu.

¡Recordad! ca, ce, ci, co, cu.

casa cereza cisne coche cuna