Cuento sobre el reciclaje

Lilith visita a Pedro

– ¡Hola Pedro! ¿Cómo estás?- le preguntó Lilith a su compañero de clase de la infancia por telequinesiófono.

– ¡Hola Lilith! ¡Cuánto tiempo! Me alegro mucho de saber de ti.- Contestó Pedro.

– ¿Qué es de tu vida? añadió.

– Pues la verdad es que estoy muy bien.- Contestó Lilith.-Es que he visto unas fotos de cuando éramos pequeño, que tenía mi madre en el viejo ordenador y me he acordado de ti.

-¿Te gustaría que quedáramos?- Preguntó Lilith.

– Pues claro.- Contestó Pedro – ¿Quieres quedar en algún sitio o prefieres venir a buscarme y te enseño dónde trabajo?

– ¡Fantástica idea Pedro! la semana pasada estuve con Paula en su trabajo ¿Y tú, dónde trabajas? Para que se lo pueda decir al coche.

– No, mejor me conecto y se lo digo yo. Así te doy la sorpresa. Que sé que te va a gustar.

Pedro desconectó de Lilith un segundo y le dijo al coche: “Trabajo en la planta de reciclaje del Oeste”.

A continuación volvió a conectar con su amiga. -Salgo a las cinco, te espero en la puerta.

Según el coche iba llegando a su destino, Lilith empezó a ver cinco grandes edificios hechos de hormigón de los cuales, por supuesto desde los últimos avances con la fusión de átomos, la energía era limpia y no salía ninguna clase de humos.

Al llegar Pedro la invitó a entrar y visitar los edificios. Había un gran cartel en el que ponía: “Planta de reciclaje Oeste. Ministerio de Sostenibilidad”

– Mira Lilith yo trabajo en la planta amarilla, la de bioplásticos, pero si quieres, veremos los cinco edificios.

– En todos los lugares de reciclaje se tratan los residuos por colores. Los bioplásticos se tratan en mi edificio, el amarillo. Los vidrios van al edificio verde, el cartón y papel al edificio azul. Y el gris más pequeño es el de otros residuos puramente biológicos.- Explicó Pedro. 

– ¿Y cómo convierten el plástico viejo en plástico nuevo?- Preguntó Lilith.

– Pues mira no es fácil y aún nuestros bioplásticos tienen bastantes componentes contaminantes, por eso es tan importante reciclarlos y refinarlos. ¿Tú sabes cómo funcionan los microondas? pues muy parecido, pero en lugar de mover ondas, la cámara presurizada aísla y calienta las moléculas para que se pongan blanditas. Una vez están así, es más fácil alterarlas, modificarlas. 

– Mira esta sala.- Dijo Pedro abriendo una puerta en la que había unas máquinas supervisadas por operarios que transformaban la masa blanda en láminas de plástico.

– ¡Guau qué interesante! Entonces ¿aquí se reutiliza todo?- Preguntó Lilith.

– Sí, y encima las máquinas se mueven gracias a energía limpia. Usan los acumuladores que has visto al entrar. Una mezcla de energía solar aumentada gracias al tratamiento atómico que produce la electricidad actual.

– Vaya, entonces ¿con un poco de energía solar, se consigue mover tantas máquinas?

– No, exactamente. Hay que tratar los fotones para sacarles un máximo rendimiento. Algo así como los sistemas de ruedas dentadas y piñones de las bicis.

-¿Y en el quinto edificio que es de cristal, qué hacen?- Preguntó Lilith.

– Pues investigación y desarrollo para ser cada vez mejores, claro. Hay cristales que favorecen la limpieza del aire o productos creados a partir de bioplásticos que son durísimos pero flexibles y que luego mandamos a nuestras colonias de Marte para que hagan las estructuras  de los edificios. Son productos tan buenos que merece la pena transportarlos hasta allí.

– Ah… es verdad Pedro, I+D. No sé en qué estaba pensando.- Contestó Lilith.

Pedro añadió. -Allí también hay un departamento que cuida e informa al Ministerio, si ve que hay empresas que siguen haciendo productos que mezclan materiales. Luego informan a la ONU que ya sabes que actúa de inmediato.

– ¿Cómo es eso?- Preguntó Lilith.

– Pues sí, querida amiga, aún hay empresas que intentan ahorrar dinero haciendo productos que perjudican el reciclaje. Ponen etiquetas de papel en botellas de plástico, o que hacen envases en los que se usa plástico y cartón combinados. Y eso es muy difícil de separar.

– Por cierto. – Añadió Pedro.- Hablo mucho con Noa, trabaja en el Ministerio de Sostenibilidad en relación con esta planta de reciclaje. Seguro que se alegra si le llamas.

– Buena idea. Pues menos mal que estáis en todo.- Finalizó Lilith sonriendo.

– Es que si no, no seríamos un planeta sostenible. Y ya sabes lo importante que es estar limpito. ¿No?

Los amigos se miraron y se echaron a reír.

A nadie le gusta estar sucio.

Materiales antipolución

Nota de la autora: Si, desde un punto de vista porcentual, se puede asegurar que el hombre de hoy día es el hombre menos violento de la historia, también es el hombre más concienciado y preocupado por el medio que le rodea.

2 opiniones en “Cuento sobre el reciclaje”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *