La historia del nombre de Lilith

Lilith, la primera mujer

– Mamá ¿qué significa mi nombre?- Preguntó Lilith un buen día cuando apenas contaba con tres años.

La pregunta era esperable puesto que el día anterior habíamos estado hablando su padre y yo acerca del significado de nuestros nombres.

Tanto el de mi marido como el mío, por supuesto, dada nuestra edad y origen, forman parte del santoral católico y dado su origen del latín tienen ambos, significados simples y conocidos, para todo aquel que se haya asomado dos veces a este tipo de contenidos de etimología de los nombres.

Yo le dije que su nombre significaba “noche”. Imagino que con el tiempo lo olvidaría porque recientemente no lo recordaba. Lo que sí recordaba era la historia asociada a su nombre.

– De modo que ¿no te acordabas de que tu nombre significa “noche”?

– No.

– Ah, pues sí, significa “noche”. Pero ¿la historia asociada a tu nombre la recuerdas?

– Sí, claro. Esa sí.

– Ah, ¿me la cuentas?

Mi pregunta no era capciosa. Sencillamente quería saber la información que ella había almacenado. Lo cierto es que no es una historia sencilla para una niña de 9 años.

Su respuesta para variar, y por supuesto lo digo en tono jocoso, fue brillante. Perfecta.

– Lilith fue la primera mujer pero hecha con el barro que sobró de Adán. Pero Lilith se quiso ir porque Adán no paraba de decir que él era más importante. Entonces Lilith se marchó al mar Rojo y Dios le pidió que volviera. Pero ella dijo que no, a menos que Adán fuera tan importante como ella. Entonces Dios le dijo que ya no era bienvenida en el paraíso y ella dijo que le daba igual.

– Muy bien hija. Eso es. Bueno, y también recuerda que en los cómics, Lilith es la hija de Drácula.

– ¡Es verdad! ¡cómo mola!

– Sí. Pues eso pensé yo. Y por eso te lo puse.

Y este es el modo en el que yo creo que por escabrosa que sea una historia, siempre es susceptible de ser adaptada a todas las edades.

Con el tiempo y poco a poco se pueden ir añadiendo detalles, para que los niños terminen el puzle.

Nota de la autora:

Bien, la historia de Lilith es parte de la Biblia Septuaginta (griega), libros Sapienciales del Antiguo Testamento (Libro de Sirácides). Muchos encasillan esta figura como parte de los textos Apócrifos (que son unos escritos surgidos en los primeros siglos del cristianismo) por haber sido escritos después del nacimiento de Jesús, la idea es darle un carácter de inventado o de más irrelevante en comparación con los textos antiguos.

Pero eso sería una incorrección en este caso dado que Lilith es una figura pre sumeria. Hay una placa de arcilla del (al menos) 1600 a. C. con la imagen de Lilith y su historia siempre ha estado vinculada a la fuerza, a la noche, a la oscuridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *