El tiempo y el espacio

Hay una idea que no es que me quite el sueño, pero es bastante recurrente.

Según va pasando el tiempo y dada mi paupérrima formación en ciencias sigo apegada a una idea, que tal vez es una locura o tal vez es una obviedad.

El espacio es lo mismo que el tiempo y además es una energía negra o antagónica a la luz.

Cuando miramos al espacio y vemos una tela negra que se ubica entre las estrellas, lo que estamos viendo es espacio pero al mismo tiempo estamos viendo tiempo.

Para la materia el espacio es inexorablemente tiempo.

Antes tenía claro que el universo no era infinito porque si lo fuera tendría infinitas estrellas y por tanto el cielo estaría encendido. Hasta que empecé a ver las imágenes del Hubble. Esas imágenes llenas de luz, de color que una máquina podría decodificar como colores y luces, hicieron que algo cambiase dentro de mí.

El cielo está encendido. Encendidísimo. Pero nuestros ojos perciben el tiempo/espacio que tapa la luz, la materia.

Creo que la energía del tiempo/espacio es antagónica a la materia, a la luz.

Y creo que precisamente es así como el universo está en un continua lucha y funcionamiento.

Me da la sensación de que en el momento de Plank lo que ocurrió es que en la condensación de energía se produjo una lucha y que ésta desembocó en una explosión que fue el Big Bang.

Una lucha en la que la energía quería convertirse en agrupaciones por la fuerza del apego y se transformó en materia. Mientras que otra energía permaneció pura, el tiempo/espacio. Libre. Imposible de parar o atrapar.

Si la materia quiere recorrer un espacio tiene que soportar un tiempo.

La materia que viaja más deprisa en el espacio, es el fotón. Y la verdad es que no se le puede llamar materia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *