Cuento sobre impresoras 3D

Lilith visita a Paula

Un buen día, Lilith decidió salir más temprano de su trabajo e ir a buscar a su amiga Paula con la que había ido de pequeña al colegio. Pudo contactar con un grupo de antiguos compañeros, buscándolos en una red social.

Paula trabajaba en una fábrica de hacer comida. Diseñaba filetes.

En ese momento estaba diseñando unos de pollo con distintos sabores, colores, componentes y formas más atractivos para los niños.

Cuando Lilith llegó a la fábrica en la que Paula trabajaba y tras hablar de sus vidas los últimos años, le preguntó: ¿Oye Paula y cómo es eso de fabricar filetes de pollo?

Paula muy sonriente miró a Lilith y le dijo: Ven que te lo enseño.

– Mira Lilith esto es mi ordenador. Aquí me paso el día inventando esos filetes tan ricos que compramos en la tienda.

Lilith miró a Paula muy atenta para entenderlo todo. Paula siguió hablando.

– Cuando ya he imaginado he informado a mi ordenador sobre cómo quiero que sea el filete de forma y de sabor, mi ordenador informa al brazo mecánico seleccionador de muestras biológicas.

Lilith miró por una ventana de cristal desde la que se veía una impresora 3d en una sala muy limpia. Paula siguió hablando.

– Después la impresora copia las células e imprime más y más células, hasta hacer el filete que yo he diseñado.

Luego se testa por un grupo de expertos en sabores. Si gusta mucho, se pasa a la sección de réplica y se fabrica una partida de 1.000 filetes que van a 10 supermercados de diferentes zonas de la ciudad, como prueba.

Los ojos de Lilith estaban muy abiertos. De pronto Lilith le dijo a su amiga: – ¿Tú sabes que cuando mi madre era pequeña comía filetes de pollo del animal de verdad?

– Sí Lilith, claro que lo sé. A las dos nos han dado pollo animal de pequeñas. Y las abuelas de nuestras madres mataban los pollos en muchos casos ellas mismas.

– Ah claro es verdad, es que ya ni pienso en ello. Me da una mezcla entre lástima y asco pensar en ello. – Dijo Lilith.

– Pues claro, si hace muy poco que la comida se hace con impresoras 3D pero es que a lo bueno, uno se acostumbra rápidamente.

– Es que todo va tan deprisa…  ¡Muchas gracias Paula! Tú si que eres una amiga.

Nota de la autora: Hoy en día las nuevas tecnologías están modernizando el mundo a pasos agigantados. Sobre los adultos de hoy recae la obligación de ayudar a los más pequeños a visualizar las realidades con las que se pueden encontrar. Repletas de nuevas profesiones, transportes y comunicaciones en general. Para ello lo primero que debemos hacer sus responsables es dejar de resistirnos a los cambios y fluir con ellos. Todo aquello que el hombre es capaz de imaginar es susceptible de ser creado. Con estas historietas trato de acercar a los niños a un futuro cercano previsible.

noticia reciente cadena Ser

4 opiniones en “Cuento sobre impresoras 3D”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *