La aparición de la vida

Los primeros seres vivos

A Leo y Lili siempre les habían gustado las historias que les contaba su tío Mr G (que se pronuncia míster yi).

Le escuchaban contando miles de aventuras sobre sus viajes alrededor del mundo.

En esta ocasión el tío Mr G les había traído un  par de fósiles del desierto del Sahara en el que había estado recientemente: Un trilobites y un ammonites.

Eran dos piedras fascinantes con un “bicho” incrustado en el centro.

– ¡Alucinantes estos bichos!- dijeron los niños.

Los niños le preguntaron de qué época eran; y el tío Mr G les dijo que era de hacía muchos millones de años.

– Unos 500 millones de años, de la época en la que surgió la vida la Tierra. La vida surgió hace 800 millones de años, pues estos bichos son de hace 500 millones de años.- repitió mirando al techo como calculando.

– Gracias a estos “bichos” ¡hubo dinosaurios!, gracias a estos “bichos” hoy hay bichos, ¿entendéis bichos?.- Terminó de decir el tío Mr G.

– ¡Hace 500.000.000 años, guau cuántos ceros! ¿Son nuestros tatarabuelos, entonces?- preguntó Lilith mientras lo escribía en un papel.

El tío Mr G asintió

– Pues son más feos…- dijo Lilith.

Los tres se rieron a carcajadas.

– ¿Y los monos? ¿de cuándo son?- Preguntó Lilith.- porque a mí la abuelita me ha dicho que venimos de los monos, aunque mi amiga Estrella dice que en clase de reli le han dicho que venimos de Adán y Eva.

– Pues verás primero, hace algo menos de 4.000 millones de años aparecen las primeras células en el mar. Se llamaban Procariotes.- Les contaba su tío.

– Vaya nombre… los Proca..- Dijo Lilith.

– Sí. Vosotros podéis llamarlos Proca. Pues el caso es que pasaron los años, 2.000 millones de años y fueron cambiando hasta que fueron capaces de hacer la fotosíntesis.

– ¿La foto… qué?- dijo Leo que ya se estaba despistando.

– La fotosíntesis es comer y beber- explicó el tío para que le entendieran.

– ¡Ah! ¿antes no comían? ¿los primeros Procas no comían?- preguntaron los niños.

– No. Eran tan pequeños que no comían. Eran tan pequeños que no se les veía ni con una lupa.- Explicó el tío Mr G.

– Pues Estrella dice que Dios creó a los hombres y que lo hizo en 7 días- dijo Lilith cruzando los brazos.- Y a mí me parece más fácil esa explicación.- refunfuñó la niña contrariada por la larga explicación de su tío.

– Bueno en cierta forma, si 4.500 millones de años fuera un mes, un día sería 150 millones de años y por lo tanto si fue Dios el que logró que estas moléculas se convirtieran en un célula y esta célula es nuestro tatarabuelo, entonces se podría decir que Dios creó al hombre el séptimo día.- repuso el tío Mr. G.

– ¡Ah! ves… ya sabía yo.- dijo Lilith.

– ¿Y quién era el padre de los tatarabuelos?- preguntó Leo.- Vamos que quiero decir que… quienes eran los primeros padres…- aclaró Leo.

– ¡Ah! Pues muy buena pregunta Leo, algunas personas, los científicos creen que si se juntan hierro y sulfuro, se hacen los Procas y que según pasan los 4.000 millones de años van cambiando hasta convertirse en nosotros.

– Otras personas creen que fue un Ser Superior que con sus poderes y arcilla, los hizo aparecer.

– Otros creen que vino un meteorito con los Proca.

– Otros creen que seres extraterrestres los trajeron aquí para experimentar…

– Realmente no se sabe a ciencia cierta.- contestó el tío Mr G.- yo os cuento lo que cuentan los libros. Todas las personas tienen libros en los que creen. Unos de un tipo y otros de otro.

– Entonces ¿no hay ningún mayor que lo sepa?- Preguntó Lilith.

– Bueno, hay muchos mayores que dicen que lo saben, pero realmente yo sé que hay muchas historias y que todas son posibles. Es mejor que vosotros estudiéis mucho, penséis mucho y de mayores decidáis los libros que más os gusten.- Terminó diciendo el amable tío Mr G.

– Ya somos mayores.- Dijo Leo.

En ese momento intervino su mamá que estaba por allí escuchándolo todo.

– Bueno, Leo, un poco… bueno no, un mucho más mayores.- Dijo mamá.

Entonces mamá se sentó y cogió a Leo en brazos, que no paraba de moverse y tocarlo todo.

– A ver chicos más rápido…- dijo mamá- Primero los Procariotas 4.000 m.a. Luego las Eucariotas 2.000 m.a.

– ¡¿La euca… qué?!- detuvieron a su madre los niños con los ojos como platos.

El tío Mr G miró a mamá y le dijo: Aún no hemos llegado ahí.

– Sí- dijo el tío Mr G.- las eucariotas son en realidad las antepasadas de animales, plantas y hongos.

– Bueno, yo os dejo que voy a hacer la comida.- se levantó mamá dejando a Leo en brazos del tío Mr G.

– Bueno pues yo sigo un poquito más- dijo el tío Mr G.

– No se sabe cómo las Procas se convirtieron en Eucas pero lo cierto es que después de las Procas aparecieron la Eucas de ellas salieron las plantas, los animales y los hongos.

– Algunas Eucas se fueron transformando en animales y hace 500 millones de años ya había trilobites, este bicho alargado era como un pez, ¿lo veis?

– Hace 400 millones de años estaban los ammonites, este bicho que es como un abuelo de un caracol o un cangrejo que vivió hasta hace 60 millones de años.

– Algunos fueron transformándose en peces y luego algunos se transformaron en anfibios, como las ranas. Más tarde algunos anfibios se fueron transformando en reptiles como el dragón de komodo o como los dinosaurios, como por ejemplo el velociraptor.

– Luego algunos reptiles se fueron transformando en mamíferos y luego algunos de esos mamíferos se fueron transformando en homínidos, que somos nosotros. Los hombres, las personas.- acabó diciendo el tío Mr G.

– ¡Guau, cuántas cosas han pasado en estos años!- Dijo Lilith.

– Pues a mí me parece un lío. – Dijo Leo.- Y estoy un poco cansado y tengo hambre.

– Pues a mí me parece que después de comer vamos a hacer un dibujo con todos estos… bichos para que lo entendáis bien.- Dijo el tío Mr G.- Ahora… ¡A comer!

Y se fueron a comer.